El cumpleaños de James Sirius

-Harry…-Una voz llamaba.

-Harry…-Repetía.

-Harry Potter…-Cada vez se hacia más clara y mas reconocible.

De repente a los ojos verde esmeralda del azabache llegan unas imágenes. Todavía esta un poco dormido, y sin sus anteojos, pero pudo reconocer una melena rojiza que se alzaba frente a él.

-¡Harry!- Esta vez gritó. El niño que vivió se enredo en las sábanas de su cama tratando de ignorar aquella voz.

-¡Harry James Potter!- Levantó un ojo para indicar que estaba despierto, pero todavía no entendía quién gritaba, y para que lo despertaba a las 7:00 am.

– Harry, si no te levantas ahora mismo te juro que no voy a dudar en lanzarte un Imperio, Cruciatus y un Avada Kedabra seguidos…- Esto sobresalto un poco al Elegido, así que se dispuso a buscar sus anteojos en su mesita de luz.- Y de seguro después de eso ni te darías cuenta de que intento despertarte…

Terminó de colocarse los anteojos y miró  a su esposa que estaba al borde de su cama matrimonial cruzada de brazos y con un pie adelantado mientras lo subía y bajaba haciendo un constante ruido que se estaba volviendo irritante. Se sentó sobre el respaldó de la cama con una almohada para hacer su estadía más cómoda.

-¿Qué pasa mi amor?- Preguntó con voz angelical y una sonrisa envidiable.

-¿Sabes qué día es hoy cariño?-Dijo tratando de ser dulce, pero su voz daba miedo a los oídos del azabache.

-31 de agosto…-El mundo se le cayó abajo.¿¡Cómo pudo olvidarlo!? Eran casi las ocho, si querían hacerle una sorpresa a James S. por su cumpleaños debían moverse YA y rápido. -¡Corre mujer! ¡No te quedes ahí mirando! Tenemos que preparar todo ¿¡Por qué no me despertaste antes!?

-¿Por qué no te desperté antes? Estuve tratando de que despegaras un ojo de tu estúpida cara hace como una hora…- Dijo enojada y bajando las escaleras hacia la cocina seguida de su esposo.-Eres imposible…- Espetó mientras con un movimiento de varita sacaba huevos, leche, manteca y otras cosas para preparar una torta de cumpleaños para su hijo mayor.

-Y aún así me amas.- Concluyó Harry mientras le daba un corto beso en la mejilla y se dirigía a poner la mesa y regalos a la vista para que cuando llegaran sus hijos tuvieran una mañana tranquila llena de celebración y alegría.

-Y aún así te amo.- Reconoció la menor de los Weasley. La pelirroja que tenía loco a Potter y la que amaba con todo su corazón y alma a toda su hemosa família. Ginny Weasley.

Este artículo fue creado con nuestro formulario de envío de forma sencilla y rápida Crea tu propia historia!

¿Qué opinas?

6 puntos
Upvote Downvote
Autora J.K. Roling

Respuestas sobre Harry Potter dadas por J.K Rowling

harry potter san valentin

¿Con cuál personaje de Harry Potter deberías casarte?